Quimeres d\'un pagès

sense terra

Turismo agroalimentario

16 octubre 2020 Publicado por David Saavedra Sin categorizar

La riqueza económica de nuestra comarca procede principalmente del sector servicios ,78%, a mucha distancia quedan la construcción, 20%, la industria, 20% y testimonialmente la agricultura con un 2% en el Valor Añadido bruto. Queda claro que el turismo es la principal fuente de riqueza del Baix Empordà y donde el sol y playa son la principal propuesta.

 

Tenemos la suerte que gran parte de este turismo que nos visita es un buen visitante en el sentido educativo y cultural, tanto el catalán, nacional, belga, holandés, francés, etc. cada vez buscan propuestas más ofertas diversificadas para enriquecer sus vacaciones y saben que en el Baix Empordà lo pueden encontrar. Es por este motivo que desde los diferentes organismos públicos se está incentivando diversificar la oferta turística de nuestra comarca y donde el incipiente sector agrícola que sobrevivió al boom turístico y constructivo de los 60- 70  puede jugar un papel muy importante.

 

En norma general cuando llegas a un destino como viajante te quieres impregnar de la cultura y tradiciones de un territorio y donde la gastronomía con sus productos autóctonos y de temporada copan gran parte de esta atracción. Somos más los que cada vez nos llevamos una botella de vino, un embutido, un queso o unas galletas que han sustituido el impersonal pin de nevera como recuerdo..

 

El campo sobre todo en la primavera y verano ofrece una variedad de productos que adquiridos directamente al campesino rompen la cadena de intermediarios que frecuentemente devalúan el resultado. Conocer el elaborador, conocer su casa, como trabaja, escuchar la historia y cultura del campo por saber como y donde se elaboran los productos y curiosamente por saber de donde procedemos como sociedad por qué el campo siempre ha estado ahí , inmutable al paso del turismo y la construcción , con un paso lento pero firme y enriqueciendo un paisaje que nos atrae tanto cuando vamos en bicicleta o paseando.

 

Una parte de los masos históricos de la comarca y las nuevas bodegas que están surgiendo  ofrecen este atractivo con rutas por sus tierras, huertos y campos frutales, a las bodegas donde nos enseñarán las viñas y zonas de elaboración y el más importante de todo es que conoceremos de primera mano la cultura de pueblo que hace unos años había quedado infravalorada.

 

Personalmente creo que este es el nuevo turismo, turismo de raíz y personalidad, turismo con inquietud por el territorio que visita y que intenta dentro del posible escapar de la globalización que amenaza todas las ciudades de Occidente donde se puede distinguir una de la otra.

No invento nada nuevo, muchos de este masos hace muchos años que se dedican a ellop y por este motivo en el Empordà tenemos los recursos para potenciar esta oferta: historia, cultura, elaboradores, paisaje, personalidad y unos organismos oficiales que creen en el proyecto.

 

Un ejemplo muy claro es el museu del peix de Palamós donde se está haciendo una gran tarea para difundir la cultura del mar a los visitantes y de como un producto alimentario muy explicado y muy enfocado se convierte en una atracción turística de éxito.

 

Animo a todo el mundo a conocer esta realidad paralela en nuestras playas para entender de donde venimos y al mismo tiempo saber que estamos comiendo.