Quimeres d\'un pagès

sense terra

Mínima Intervención

16 octubre 2020 Publicado por David Saavedra Sin categorizar

Sin sulfitos, biodinámicos , naturales, ecológicos, etc. Los últimos años han aparecido diferentes estilos que han creado un “cacao” nominativo donde el resultado ha sido más confusión al consumidor y  donde poco a poco nos está llevando a desmerecer y a catalogar las elaboraciones convencionales como poco respetuosas o artificiales. En mi opinión, un gran error.

 

No he conocido a ningún elaborador ni viticultor que no trate sus campos y sus vinos con el máximo respeto. Es cierto que a veces por indolencia, avaricia o desconocimiento se han tomado ( hemos tomado) decisiones erróneas pero una bodega que vive de lo que elabora y considera sus clientes, sus vinos y sus viñas como parte fundamental de la empresa busca siempre la mejor opción para evitar factores que puedan distorsionar o corregir.

 

El mejor vino siempre saldrá de la mejor uva, una uva sana y en su punto óptimo de maduración. Aquí ya tenemos el 75% de la calidad, nada más. Desde esta premisa y en un mercado que cada vez busca más personalidad de variedad y territorio las prácticas dentro de la bodega van cada vez más enfocadas a respetar la esencia de la uva y a usar el mínimo de producto para conservarlo.

Aquí aparecen los sulfitos, que últimamente hay una obsesión como si fueran un demonio. Este es un tema que se tiene que aclarar . La mayoría de los alimentos contienen sulfitos y hasta cierto punto no tienen porque ser malos aparte de que son antioxidantes y antimicrobianos. Se puede decir que no existe un vino 100% sin sulfitos puesto que este está de forma natural en el vino.

 

Es muy respetable e incluso de admirar la opción de los elaboradores que dentro de la filosofía de mínima intervención no añaden sulfitos dejando que el vino evolucione de forma natural, el problema es que muchas veces esta evolución no es positiva y organolépticamente el vino lo transmite con notas poco agradables. Si es cierto que cuando se consigue dominar el arte de la elaboración con mínima intervención el resultado es espectacular puesto que es la máxima expresión de la personalidad.

 

Lo más curioso de todo es que la mayoría de investigaciones que se hacen actualmente en el sector del vino por parte de diferentes organismos públicos y privados se enfocan a la observación, respeto y evolución natural tanto de la planta, el suelo y prácticas en la bodega para poder expresar al máximo las posibilidades de la uva.

 

La agricultura como todos los sectores está en constante transformación y por este motivo muchos enólogos y viticultores escuchan el pasado pero sin cerrar las puertas a la evolución del conocimiento. Por suerte actualmente tenemos una oferta muy variada a la vez de escoger vinos y esto los amantes del vino nos encanta a pesar de que a menudo nos complica la elección. Conocer las bodegas, los elaboradores y el territorio son la mejor manera de entender los valores que hay verdaderamente detrás de una botella.